SANTO DOMINGO, República Dominicana.- A casi dos años del asesinato a golpes y puñaladas de dos prestamistas en Gazcue, sigue en paradero desconocido el nacional chino que presuntamente planificó y pagó por las muertes.

El único procesado por el hecho fue declarado no culpable, decisión que no fue apelada por la Fiscalía del Distrito, lo que hace que, hasta el momento, este sea un crimen sin castigo.

Este viernes la tercera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional ordenó un nuevo juicio a Paredes Ortiz, quien en octubre de 2017 fue descargado por el Tercer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia también del Distrito.

Dicha decisión no fue apelada por la Fiscalía del Distrito, según explicaron fuentes vinculadas a la investigación, por entender que no procedía, ya que ven a Paredes Ortiz como un testigo, no como parte del asesinato en sí.

Dichas fuentes nos confirman que se han realizado numerosas diligencias electrónicas para dar con el paradero del ciudadano chino conocido como Frank, incluso nos mostrando la foto y solicitud que enviaron a la Interpol.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here