SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En 518 páginas, el Ministerio Público detalla transacciones especificas, pero no para todos los señalados.

Iniciamos con Ángel Rondón, acusado de sobornar a funcionarios y legisladores y lavado de activos producto de infracciones graves.

El Ministerio Público presenta 219 pagos de Odebretch a siete empresas de Rondón, totalizando casi US$127 millones de dólares, entre 2003 y 2015.

Recuerden que los sobornos admitidos por la empresa Brasileña fueron de 92 millones de dólares, la diferencia unos 36 millones.

El Ministerio Público asegura que para acumular, mover y dar apariencia de legalidad a todo el dinero recibido de Odebrecht, Rondón diseñó un circuito de lavado de activos donde fueron utilizadas 16 empresas nacionales y 15 empresas OFF shore.

Registran unas 255 transferencias entre cuentas bancarias de una misma empresa o de distintas empresas, supuestamente con la finalidad de eliminar el rastro ilícito del dinero.

A Víctor Díaz Rúa se le acusa de usar sus cargos en Inapa y Obras Públicas desde 2004 hasta 2012,  “para solicitar y recibir directa e indirectamente sobornos como pago a cambio de favorecer a Odebrecht con la adjudicación de cinco contratos”:

Dice el Ministerio Público se le “detecto gestionando y recibiendo sobornos, antes, durante y después de la ejecución de las obras”.

En el caso especifico de la Autopista del Coral, la acusación señala que “exigió el pago de soborno directamente… a través de su cómplice el abogado Conrado Pittaluga”, y según el testimonio de las delaciones de Odebrecht, “no les dejó alternativa ni otra opción que contratar a su abogado personal para la re estructuración del contrato de la Autopista del Coral”.

Entre los delitos, la acusación registra 6 cuentas bancarias y un certificado financiero no declaradas en su declaración jurada de 2008, con sumas que sobrepasan los 300 millones de pesos

También destacan nueve certificados financieros en dólares que movieron más de 22 millones de dólares.

ANDRÉS BAUTISTA

Con relación a Andrés Bautista, testimonios de dos delatores lo señalan como el hombre clave para que los contratos recibieran un trato privilegiado, librándolos de trámites y además acortando el plazo de aprobación a la mitad.

Además alegan que éste omitió cuentas multimillonarias de su declaración jurada de bienes, blanqueó dinero ilícito, resaltando el incremento descomunal de patrimonio que desde 1994, hasta su última declaración jurada en el 2006, se elevó 1074%, según el ministerio público de forma injustificada. También detallan que Bautista disfrazó con el nombre de un hermano y su esposa en acciones de empresas y cuentas millonarias.

TOMMY GALÁN

Del actual senador Tommy Galán, los investigadores dicen fue nombrado por dos delatores como la persona que mantenía comunicación permanente con Rondón para favorecerlos con la aprobación de los préstamos.

Aseguran que los sobornos que presuntamente recibió lo enriquecieron de forma ilícita, multiplicando su patrimonio neto un 63% en seis años.

Establecen que trató de ocultar el dinero ilícito convirtiéndolo en inmuebles, además de acusarlo de falsear su declaración jurada, resaltando que en la del 2016 presentó un total de inmuebles a su nombre por un valor de 21 millones y medio de pesos, cuando el monto real de tasación era superior a los 84 millones.

ROBERTO RODRÍGUEZ

Al ex director de INAPA, Roberto Rodríguez, el Ministerio le atribuye haber plasmado en su declaración jurada de 2016 la adquisición de inmuebles por un valor de RD$45 millones de pesos en un período de menos de tres meses.

Según las autoridades. a través de la sociedad comercial Terrazas San Isidro, Rodríguez construyó el condominio Terrazas del Caribe, con el cual el imputado “realizaba la colocación del dinero fruto del lavado de activos para darle la apariencia lícita.

JESÚS VÁSQUEZ

Entre las evidencia que la Procuraduría presenta en contra de quien hace apenas cuatro días fue incluido en este caso, el ex senador Jesús Vásquez, están tres cheques emitidos por Rondón a través de la empresa Arma S.A, dos están a nombre de un hijo y su esposa, mientras que en uno figura el propio Chu Vásquez, los tres suman poco más de dos millones de pesos (RD$2,169, 000).

También los fiscales resaltan que junto con su cónyuge manejó un total de créditos por más 168 millones de pesos (RD$168, 531,709), mientras que en dólares la cifra superó el millón de dolares (USD$1,107,707) , cuando dicen haber  comprobado que a ninguno de los dos se le conoce una actividad económica importante. Por ende alegan que estos movimientos de efectivo, más 12 inmuebles que poseen son fruto de los recursos de soborno que recibió cuando fue presidente de la Cámara Alta en el 2003. Pero lo que no coinciden son las fechas.

Este lunes les presentamos mayores detalles de estas incongruencias y de todo y de cada una de las evidencias presentadas en el expediente encontrado de los 7 acusados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here