SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El hospital Jaime Mota, intervenido hace una semana cuenta con mas de 60 años de construcción y ofrece servicios a varias provincias del Sur, de las más pobres del país, con una estructura física deplorable y una a atención médica que se ve limitada, por los pocos recursos físicos y humanos que posee.

La muerte de nueve recién nacidos en apenas una semana fue el detonante para que las condiciones se conocieran, condiciones agravadas por una reconstrucción de la cual no se visualiza el fin. Al final de cuentas, son los pacientes que pagan el alto precio de esta calamitosa situación.

El pasado lunes, cuando el hospital fue intervenido por las autoridades de salud publica, se anunció la agilización de la reconstrucción que lleva cuatro años.

Además se prometió la adquisición de equipos y suplementos necesarios para brindar una mejor asistencia a los ciudadanos, algo que ocurrió solo como consecuencia de la divulgación de las muertes de los recién nacidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here