PERAVIA.- En medio de profundo pesar fueron sepultados en Baní los restos de la niña que fue violada y estrangulada por la pareja de su tía, a quien el agresor habría golpeado fuertemente en la cabeza.

El homicida, quien se suicidó ingiriendo una sustancia tóxica e introduciéndose en un tinaco, fue sepultado en el cementerio municipal de esa comunidad.

La tristeza se reflejaba en el rostro de los familiares de la menor de apenas ocho años.

Dairina Paniagua, quien cursaba el primero de primaria, fue a pasar la noche de este martes en casa de su tía, día en que Elvis Díaz violó y estranguló a la menor en esta vivienda.

En el Hospital Juan Pablo Pina permanece Isabel Herrera, tía de la víctima, con los golpes que le habría provocado su pareja.

Tras cometer las agresiones, el homicida intentó llevarse una hermana de la niña asesinada.

Durante el entierro del agresor sus familiares rehusaron hablar con la prensa.

De acuerdo a versiones Elvis Díaz habría cumplido una condena de diez años por violación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here